Australian Blonde


Se forman en 1992 con Tito Valdés en el bajo, Roberto Nicieza en la batería y Fran Fernández (ahora conocido como Francisco Nixon) como guitarra y cantante. Tras varios conciertos ganan el concurso de maquetas de la Sala Maravillas, además de llegar a la final de un concurso realizado por la revista Rock de Lux. Desde ese momento fichan por la discográfica Subterfuge sello con el que lanzan su primera referencia, el 7” compartido con Kactus Jack, “Split”. Tras esto publican su primer álbum, Pizza Pop (1993), siendo considerados como grupo revelación por la crítica especializada.

Con el primer single extraído de su álbum debut, Chup Chup, llegan al estrellato, convirtiéndose en el himno de la generación indie de principios de los 90 en España, su sonido pop mezclado con distorsionados riffs de guitarra calaron hondo. Éste no tardó en darse a conocer por el gran público gracias a que formó parte de la banda sonora de la película Historias de Kronen, y posteriormente a un anuncio de Pepsi. Así, pronto empezaron a fichar por grupos similares en muchos sellos independientes, empezándose a hablar del Xixón Sound («sonido Gijón») y Gijón se convirtió en el Seattle español, pues el indie en España tuvo una repercusión similar al grunge en Estados Unidos entre los jóvenes hartos del sonido mainstream.

Con la incorporación en 1995 del batería avilesino Paco Martínez, la formación permanece estable hasta 2003, siempre contando con la colaboración en la oscuridad del “cuarto blonde”, Paco Loco, guitarrista y productor mexicano, afincado en España.

En el año 2003 Tito Valdés abandona la banda, siendo sustituido por Pablo Errea, músico navarro proveniente de grupos como Ritual de lo Habitual, Greenhouse Effect o Edwin Moses.